Para sentir todo lo que somos...

para descubrir todo lo que podemos ser.

Focusing prenatal, el rescate del 'sexto sentido'

Por Marlene Spindler / Para Clarín Buena Vida

Esta disciplina propone entrar en contacto con la inteligencia corporal y vivir las instancias de la gestación desde esa sabiduría, escuchándose y escuchando al hijo por nacer.

Esta etapa única, desde un lugar más pleno y consciente.

12/03/14 - 15:01 Uno de los cambios fundamentales en la vida es la llegada de un hijo. Que sea buscado y bienvenido, que sea inesperado y tal vez no querido... querido, pero por razones que exceden al paradigma científico actual no concebido y otras variantes sobre el tema.

Justamente porque es un tema tan vasto es adecuado para un tipo de abordaje que abarque nuestra evolución tomando en cuenta "natura y nurtura" : lo que nos constituye y lo que nos enseñan dentro del marco familiar y sociocultural que nos contiene.

De todo eso sabemos mucho más de lo que creemos. Lo sabemos en el cuerpo. Por eso, Focusing es efectivo, porque es el acceso directo a la sabiduría corporal y amplía lo incorporado culturalmente, que es ubicar el concepto de "inteligencia" sólo en el cerebro, en los procesos mentales, accediendo a una inteligencia interna más amplia y confiable ubicada en la totalidad del cuerpo. Esta es una inteligencia que contiene un material todavía no simbolizado, que está en el límite de la consciencia. Tiene que ver con la intuición, con eso que llamamos "sexto sentido", que en otros tiempos o culturas era o es moneda corriente.

El doctor Eugene Gendlin, nacido en Alemania y emigrado a los Estados Unidos en 1938, con una fascinante y difícil historia de huída familiar del nazismo y con el respaldo de una exhaustiva formación humanística, llama Focusing al proceso que sistematiza como parte de la Terapia Experiencial (el aquí y ahora) y explica que "nuestro cuerpo está en una maravillosa e intrincada interacción permanente con todo lo que nos rodea. Por eso 'sabe tanto'."

El cuerpo registra las emociones y sensaciones por las que atraviesa todo ser humano y todos nacemos con la capacidad de sentirlas. La vida exigente y agitada que nos toca vivir y el pertenecer a una cultura que rinde culto a la tecnología nos condiciona y solemos usar mucha energía para aislarnos de lo que sentimos a fin de evitarnos sufrimiento y frustración. Pero hay instancias particulares en las que el cuerpo no responde a la "lógica" y ahí ayuda Focusing.

Focusing prenatal centra la atención del "focalizante" en la concepción y el proceso que culmina en el parto. Ayuda en dificultades para la concepción, así como en el conflicto o desarrollo del proceso de gestación. Se realizan entrevistas, en general semanales, con la mamá o con mamá y papá, y puede comenzar cuando se desee. Si es para decidir si tener o no un bebe, ayuda a una opción serena.

Si es para averiguar por qué no se produce un embarazo deseado, se llega a una nueva respuesta. Si ya se concibió, se establece la relación con "el ser por nacer", lo escuchamos y nos escucha, nos conocemos desde el misterio de la panza y podemos traer al mundo un ser que conoce la mezcla de alegría y miedo que sentimos por su llegada porque lo que prevalece es el amor en esa situación única e irrepetible que es la gestación. Podemos poner nuestra parte para construirle los pilares de una personalidad sana y vital.

Marlene Spindler es terapeuta experiencial con Focusing; www.marlenespindler.com.ar; marlenspi.2007@gmail.com

 

Website Management